Economía feminista, por Cristina Carrasco Bengoa y Carme Díaz Corral

El camino que se abre por delante a la economía feminista sugiere distintas vías por donde transitar, aunque creemos que todas ya están comenzadas. Una de ellas es trabajar más el campo aplicado, traducido en propuestas de políticas o de acciones que vayan en la línea de la propuesta teórica. Otra es lo que ha venido a denominarse como experiencias de economía feminista, que comprenden pequeñas prácticas concretas de otra forma de organizar o gestionar formas de consumo o de producción más de acuerdo con la vida cotidiana y los principios de la economía feminista.

Otra línea relevante que requiere nuestra atención es el crear cada vez redes más sólidas, discutiendo puntos de encuentros y desencuentros, con otras economías críticas alternativas a la economía dominante: ecológica, social y solidaria, economía política, etc.; aunque sin olvidar que eso exige una mirada no androcéntrica que de valor al trabajo de cuidados y lo reconozca como la actividad central que permite sostener la vida.

Una última línea que quisiéramos nombrar es lo que podríamos designar como diálogo de saberes, haciendo referencia a establecer diálogos entre iguales con mujeres que estén elaborando o practicando economía feminista en distintas áreas del planeta, sin distinción de clase, etnia o lugar geográfico. En este sentido, nuestra relación más cercana por historia, cultura y lengua es con América Latina.

Entendemos que las alianzas y complicidades con todas estas perspectivas de pensamiento y acciones políticas son la única forma posible de caminar hacia un mundo más solidario y vivible.

Con textos de: Cristina Carrasco Bengoa, Carme Díaz Corral, Silvia Federici, Verónica Gago, Yayo Herrero, Yolanda Jubeto Ruiz, Mertxe Larrañaga Sarriegi, Amaia Pérez Orozco, Natalia Quiroga Díaz, Corina Rodríguez Enríquez.